miércoles, 21 de abril de 2010

Amor verdadero ...

Mirad que preciosidad ...

Este precioso pañuelo de hilo, ha sido un regalo de mi querida amiga Muntsa a mi hija Judith, con motivo de su 1ª Comunión. Es un regalo entrañable, muy especial y no sólo por la belleza y finura del pañuelo, bordado minuciosamente, con unos calados diminutos y unas flores pequeñísimas, que me hacen lamentar, una vez más, no ser mejor fotógrafa ...



Es un pañuelo con história, con una trágica y triste história de amor, de dolor y más amor, que nos lleva desde 1936 hasta nuestros días ...

"Corría el año 1936, la guerra civil española, había empezado hacía meses y Adela, con 22 años, compaginaba su trabajo en la fábrica de munición de armamento del barrio de El Clot, en Barcelona, con el de bordar minuciosamente su ajuar de novia. Era martes, estaba contenta, el sábado anterior se había hecho la prueba definitiva con su vestido de novia y el próximo, contraería matrimonio con Eduard, su gran amor. A pesar de la desgrácia de estar en guerra, el hecho de pensar en su próximo enlace la hacía sonreir feliz ...
Ese día, hubo un accidente en la fábrica, una explosión, y Adela perdió su mano izquierda y tras varios problemas quirúrgicos, acabó perdiendo todo el brazo. Ese día, todos sus sueños se esfumaron para siempre.
A pesar de su enorme amor por Eduard, rompió su compromiso de matrimonio, no hizo caso a sus súplicas para que no lo dejara, a él no le importaba su invalidez, lo superarían juntos ... ella no accedió, quería que él tuviese una vida plena, feliz ...
Eduard esperó años, pero Adela no cambió de opinión, ni cuando un tiempo después volvió a visitarla y le explicó que había conocido a otra persona y se casaría con ella, si Adela seguía sin querer ser su esposa, ella lo rechazó una vez más. Eduard se casó al cabo de un tiempo, pero siguió viviendo en el mismo barrio, tuvo hijos y luego nietos, Adela los veía a distancia.
En el año 2001, Adela murió, con 87 años, nunca olvidó a Eduard y, aunque durante décadas había rehuído hablar de su história con la familia, al final de sus días, si le gustaba hablar de Eduard, y reconoció que se había equivocado, que si pudiera volver atrás, se casaría con él y habrían tenido hijos y nietos ...
Legó a sus sobrinas Muntsa y Montserrat, todos sus bienes, el más valioso ... un baúl, lleno de fotografías, cartas de amor, su ajuar bordado, su vestido y su pañuelo de novia ... y también una fotografía de Eduard, pero ya en edad madura ... ella le amó siempre, hasta el final ... "

Muntsa, siente mucho cariño por mis hijos, y la semana pasada regaló a Judith ese pañuelo de novia ... le hace ilusión que ahora lo guardemos nosotras ... y así lo haremos, como el tesoro que es. Un tierno gesto de amor para cerrar el circulo.

Tengo la gran suerte de tener otro de los pañuelos de ese ajuar, hace ya un tiempo Muntsa, nos regaló uno a cada una de sus amigas más intimas, pero lo de este pañuelo de novia para mi niña es el colmo ... no tengo palabras para describir lo que siento.

Gracias Muntsita, mil gracias de todo corazón.

17 comentarios:

SOGAMAR dijo...

El pañuelo precioso. Pero el gesto de Mutnsa me ha emacionado. Sobretodo por la historia que tiene. Que tu hija lo disfrute mucho.
Besos.

Robledo Ruiz dijo...

El pañuelo es precioso, y su historia tambien, un beso

Anónimo dijo...

No tengo palabras para describir la belleza del pañuelo y menos la de su historia.
Es un detalle precioso y yo como la tata de Judith, me siento orgullosa de que lo tenga y de que su madre tenga una amiga como Muntsa.
Entiendo a Adela, que en Paz Descanse, hay veces que la vida te hace elegir entre ser féliz o que otra/s personas lo sean. Son decisiones dificiles y muy dolorosas. Es digna de ADMIRACION.
Gracias Muntsa por el precioso pañuelo y por haberme dado la oportunidad de conocer esta historia. Besitos

Anónimo dijo...

Es la primera vez que dejo un comentario en un blog, pero la ocasion se lo merece.
No sabes como me ha emocionado la historia tan bien contada de mi prima y de verdad que estoy super contenta que teniendo Judith el pañuelo ya formeis parte de esta historia de amor.
Siempre estare agradecida al patchwork por poneros en mi camino
( creo que estaba destinado).Besos.

Lucía dijo...

Una historia preciosa que me ha emocionado tanto que se me han saltado las lagrimas. Y el gesto de Muntsa de compartir con vosotras ese tesoro familiar dice mucho de lo gran persona que es.
Besitos

Kela dijo...

Ufff llorando estoy.. sois unas brujitas... pero encantadoras!;)))
sois tan especialesssssssss, besitos guapas!

ana-ane dijo...

¡¡¡Pero chica!!! que venía a cotillear y las lágrimas me han nublado la vista, madre mia que historia más tierna y más bonita ese sacrificio por amor no tiene precio.

¡¡Eh!! que venía a decirte que Inma anuncia en su blog curso con Teresa Sako en Cataluña.

Besitos

Septiembre dijo...

Una historia real que toca la fibra sensible de cualquiera que se tome unos minutos para leerla. Ese precioso pañuelo que a Dios gracias sólo está en poder de Judit, porque si no fuera así, a estas alturas el pobre estaría llenito de las lágrimas que nos arranca tan entrañable, bonita y triste historia.

Que ese pañuelo sólo limpie lágrimas de alegria.

Muchos besos.

Mavi.

corapensa dijo...

!Preciosos,la historia y el pañuelo!

Toñi dijo...

Precioso el pañuelo y precioso y generoso el detalle de Muntsa , y que sepas que estoy con la lagrimilla cayendo por esa bonita y personal historia que Muntsa y tu nos habeis dejado compartir.
guapas por dentro y po fuera
besazos

Marieta dijo...

Lo que nos emocionamos aquel dia, el mio es un tesoro que guardare siempre.
Desde tu blog Laurita le doy las gracias Muntsa por aquel regalo que me dio aquel dia, vine llena de cariño... fue muy especial.
El pañuelo de Judith una maravilla, ya empieza a coleccionar tesoros..
Me alegro¡¡¡
besossssss

Mari dijo...

No se como describir lo que siento en esros momentos. El pañuelo es verdaderamente precioso, la historia es triste y al tiempo de un amor hacia el hombre de su vida, de un sacrificio tal...........
Sois afortunadas, por el pañuelo y por la vida, que os a puesto cerquita de un ser tan extraordinario. Supo sacrificar su felicidad para que otro la tuviera.
Besos
Mari

Lupe dijo...

Que historia tan emotiva!...cuida mucho ese pañuelo pues es más que una joya...Muntsa os debe querer mucho...y eso es lo más bonito del mundo...la amistad!

BESITOS

Júlia dijo...

Preciòs!!!! La història, el mocador... m'encanta. Ahh, i moltes gràcies. Ja m'ha arribat. Tot un plaer coneixe't.

luzblue dijo...

Me he vuelto a emocionar con la historia, triste y bella a la vez.
Un precioso regalo para una preciosa niña, no podía ser menos.

Victòria dijo...

Una preciositat! Un plaer haver pogut xerrar amb vosaltres una estoneta. Petons.

Patricia dijo...

Hoy encontre tu blog, me gusta pero la historia esta me conmovio... El pañuelo es precioso pero el acto de amor mucho mas. Besos muchos. PATRICIA